close

 

Por Tamara Guereta Tadei, Gerente de Demand & Supply Planning en Unilever. 

Graduada UADE de Ingeniería Industrial (2016)

Era diciembre y tenía 21 años cuando un día por curiosidad entré en la bolsa de empleo de UADE. Encontré una búsqueda de “analista de retail services” en The Nielsen Company. Ofrecían trabajar 4 horas por día por un sueldo que, para mí, era una fortuna. Pensé que esas 4 horas me daban el tiempo para seguir cursando y a la vez empezar a introducirme en el mundo laboral. Me presenté a la entrevista con pocas expectativas, pero con ganas de ver cómo era una entrevista. No fui preparada. Simplemente conté cómo era yo, cuales eran mis sueños y porque había elegido estudiar en UADE. Fue algo así como “soy inquieta, me gusta hacer cosas diferentes, elegí Ingeniería Industrial porque me veo trabajando con mucha gente y resolviendo problemas, elegí UADE porque participe de un programa de Junior Achivement con un ingeniero industrial de UADE que era gerente de logística en Nestlé y me mostró como dimensionaban un nuevo depósito y supe que era ahí donde iba a estudiar”. Con esa simpleza, en la misma entrevista me dijeron que quedaba contratada. Hablé en UADE y me cambiaron al turno noche sin problemas, con la flexibilidad y las puertas abiertas que tiene.

Fue así que empecé a trabajar y fue muy buena la experiencia porque me enseñaron a usar sistemas, herramientas de office, a hacer minutas de reuniones, a seguir proyectos. A los 5 meses, como era de esperar quería otro desafío, así que volví a entrar a la bolsa de empleo de UADE y al mes estaba trabajando como “analista de supply chain” en BASF, por las mismas horas y el doble de mi sueldo, que fue asombroso.

Un año después decidí dejar de trabajar para organizar un Congreso de Estudiantes de Ingeniería Industrial. El actual Rector de UADE, Ricardo Orosco, en ese entonces, Decano de Ingeniería, nos apoyó muchísimo en esa iniciativa. Participaron 2.200 estudiantes de toda Sudamérica.

Terminado el congreso volví a entrar en la bolsa de empleo de UADE y al mes estaba trabajando como compradora de materiales productivos en Ford y luego, gracias al congreso que organicé, terminé trabajando como jefa de supply planning en UNILEVER que es donde hice la gran parte de mi carrera y donde, al día de hoy, soy gerenta de demand & supply planning

Hay algo muy poderoso que tuvo UADE para mí y fue la competitividad que me dio de poder, en tercer año, empezar a trabajar. Cuando me recibí, tenía un mix de conocimientos teóricos y experiencia neta para trabajar, y ya estaba ready para cualquier desafío que me ponían en el mundo laboral y me subía a ese tren. A veces, trabajar de tan chico te quita el miedo al riesgo, a lo nuevo y descubrís que no existe el “no se puede” sino que todo es posible. Creo que algo que me empoderó mucho fue el lugar que teníamos en clase para participar, opinar, proponer. Eso es lo que te hace poderoso y diferente. Los graduados de UADE tenemos espíritu emprendedor y a la vez, en la Universidad se hacen las cosas bien. Cada persona es tratada y escuchada, y eso, nos da los valores profesionales que hoy tenemos como ejecutivos. Es lo que nos hace trascender.