close

Chau Alternativa Teatral. Cambio de identidad catártico, con un fin performático.

Chau Alternativa Teatral. Cambio de identidad catártico, con un fin performático.

Luego de 20 años al servicio de la comunidad, la reconocida plataforma dedicada a las artes escénicas apuesta al cambio con una innovadora identidad. Tras la gran repercusión por la polémica campaña de comunicación en redes sociales, el Observatorio de Artes escénicas de UADE dialogó con Javier Acuña, creador de Alternativa.

------------

Con una gráfica en negro, el 12 de julio a las 00:00 Alternativa Teatral anunció en sus redes (Twitter, Facebook e Instagram) “Alternativa Teatral se despide”.

Después de 20 años en la escena, se viene el apagón final. Nos vamos a los camarines a embalar el viejo vestuario. Sí, nos vamos. De ahora en más nos vas a ver de otra forma. No te preocupes, vamos a estar bien. Las artes escénicas se transforman y nos trasforman. Gracias totales por estos 20 años. Adiós Alternativa Teatral, se leía en el comunicado.

Tras el anuncio se desataron mensajes de miles de seguidores y la noticia no tardó en hacer eco en toda la comunidad teatral. Según el análisis realizado en base a los comentarios en las publicaciones de Alternativa Teatral, se pudo deducir una gran polarización de opiniones.

 

El telón se volvió a abrir

Con el hashtag de #ComunidadEnEscena como slogan, daba aviso de una nueva identidad: Alternativa no había cerrado, había mutado.

El día 15 de julio varias publicaciones en sus tres redes anunciaban “Ahora Alternativa Teatral es, simplemente, Alternativa. Porque Alternativa no es solamente teatro: es música, danza, performance, stand up. Hicimos espacio para dar hogar a todas las artes escénicas. #ComunidadEnEscena".

Y aunque todo parecía un festejo la polémica no tardó en llegar y las aguas quedaron divididas. Muchos de los seguidores celebraron la nueva identidad y la apertura que esta implicaba, sin embargo, muchos otros se sintieron heridos, ya que la industria de las artes atraviesa el peor momento producto del cese de actividades por el COVID-19 y dejaron explicita su postura. Entonces, ¿Fue una campaña acertada?

En la voz de Javier Acuña

Observatorio de Artes Escénicas: ¿Por qué hubo una necesidad de este cambio de identidad y de sumar nuevas áreas de trabajo?

Javier Acuña: Es algo lo que lo venimos planificando hace casi 3 años, que es circunstancial que ocurra en este momento. De hecho, diría que no termina de funcionar a favor, pero al mismo tiempo parece estar sincronizado, y parece que hubiera cierto vinculo en relación con que quitamos la palabra “Teatral” pero es algo que venimos planeando desde el punto de vista de comunicación únicamente.

Lo que nosotros produjimos es una acción performática, un acto con pretensiones artísticas y con metáfora poética pero reitero, no fue algo direccionado al marketing.

Una performance colectiva que termino integrando también al propio público con la catarsis emocional que hizo pero que sobre todo que era algo bien planificado desde alternativa.

Observatorio: ¿Cómo fue la comunicación interna en base a este comunicado?

Acuña: Tuvimos una charla el viernes previo donde me tome el atrevimiento de pedirles a todo el equipo una despedida en sus redes personales en el contexto de una colectividad, pero sin sentir la obligación de ser personal. Cada uno eligió sus palabras, porque cado uno tiene un vínculo diferente con Alternativa. Después lo que ocurrió, es que nosotros no esperábamos el revuelo.

Observatorio: ¿En qué elementos se basa esta nueva identidad?

Acuña: Alternativa va a jugar con un paradigma que nosotros llamamos “rock y amor de comunicación”, que verdaderamente toma un lugar de mayor exposición. De un lugar que tiene que ver más con el rock y la actitud de decir “acá estoy yo, mírenme, préstenme atención” del artista, y la cuestión del amor con lo emocional.

Observatorio: Se pudo ver una reacción un poco más “ofendida” de algunas personas, en parte por este contexto de inestabilidad y sensibilidad.

Acuña: Si, yo lo puedo entender desde la reacción emocional. Nos parece importante que se comprenda que Alternativa puede desaparecer. La acción también tenía como objeto colocar a Alternativa en ese lugar y decir “¿Qué pasa si alternativa cierra?”. Estamos desamparados, pero no somos los únicos, somos totalmente conscientes de que este medio país en la misma situación.

La postura interna es que Alternativa no va a ser un comunicado oficial sobre lo que ocurrió porque somos conscientes que hicimos una acción que tiene critica, que es un nuevo lugar para Alternativa. Es como si te dijera que tenemos que salir a explicar la obra de teatro, ante la ofensa de los espectadores.

Observatorio: ¿Cómo surge la idea de salir de lo teatral y abrirse a nuevas expresiones artísticas?

Acuña: Alternativa arranca por el teatro porque simplemente yo estaba haciendo teatro en ese momento. La palabra alternativa es un concepto que me acompaña desde hace tiempo y que forma parte de la identidad. Cuando empezamos a incorporar el sistema de ventas, empezamos a toparnos con los espacios que tienen programación de música y de teatro. No era un impedimento, sino que veíamos que el nombre de la marca empezaba a parecer como una barrera.

La decisión de cambiar era o vamos hacia lo cultural o vamos hacia lo escénico. Pero descartamos ir hacia lo cultural simplemente por un tema de cobertura, preferimos ir de a poco.

En este sentido, podemos decir que la nueva marca es mucho más flexible, y permite en este nuevo contexto continuar trabajando. Ahora empezamos a estar en cosas más vinculadas a la programación, estamos mucho más en la línea de aplicaciones que te permiten tener experiencias multimediales, que después son posibles de monetizar.

Observatorio: Martín Gorricho además de estar a cargo de la identidad del Cervantes y del Centro Cultural Recoleta se sumó al proyecto de Alternativa.

Acuña: Si, toda la nueva identidad la trabajamos con Martín Gorricho. Para nosotros fue una inversión importante. Él tiene una sensibilidad y claridad conceptual impresionante. La identidad nueva no tiene un logo, son múltiples logos, cada teatro eventualmente puede elegir su versión del logo, es complejo, hay algo que se tiene que empezar a ocurrir, se tiene que aprender cómo funciona la nueva identidad.

En ese sentido quedó súper flexible, a nivel identidad, y el blanco y negro es muy funcional, si te fijas, la placa negra de despedida juega con el negro de la nueva identidad también, y juega con el negro en un sentido como se lo leyó digamos.

No vamos a competir con el color de los contenidos, si no que nosotros los vamos a intervenir y nos retiramos y la foto queda en primer plano.

Alternativa está muy chiquitito, arriba, en negro, un color que no compite, que se acopla muy bien a cualquier imagen, en definitiva. La saturación visual era algo que nos cuestionaban. Es un poco la razón del por qué fuimos para ese blanco y negro y que implicó abandonar un color violeta, que efectivamente estaba muy identificado a Alternativa. Pero que gráficamente era muy difícil de utilizar y generaba conflictos también, inclusive en las gráficas de terceros, cuando se utilizaba nuestro logo.

Observatorio: ¿Cómo fue ese primer contacto con Martín?

Acuña: La verdad que fue determinante la primera entrevista con él. En ella nos dijo, vos (Javier) tenes un vínculo emocional con Alternativa, la gente tiene un vínculo emocional con Alternativa. La verdad que ese comentario, que es muy cierto y da muy en el núcleo del asunto, hizo que decidiéramos que Gorricho era la persona indicada.

Fue una apuesta que fue exigente para nosotros también, ahora tenemos hasta un manual de marca profesional, que antes no teníamos, eso también nos impone ciertas exigencias a nosotros y que el equipo este mucho más alineado. Ahora discutimos bastante, hasta sutilezas de los posts, graficas, visuales o incluso de tono.

Observatorio: ¿Este cambio de identidad también representa una nueva forma de vincularse con diferentes instituciones?

Acuña: Desde el año pasado ya tenemos la sociedad comercial que es Alternativa Comunidad en Escena SAS y tenemos la Fundación Alternativa.  Esto de ir a salir a buscar colaboraciones externas más grandes de empresas o de fundaciones, como personas físicas que veníamos operando Alternativa, hasta ahora no podíamos vincularnos o hacer un acuerdo de colaboración con INT o instituciones culturales o con el gobierno.

Con APPEAE (Asociación Profesional de Productores Ejecutivos de las Artes Escénicas) estamos haciendo una primera prueba y estamos súper contentos. Nada mejor que hacer algo con una asociación de productores que sabemos que desde ese lado de la producción no debería fallar. Estamos abiertos a cualquier tipo de asociación. Todo está muy efervescente. Tenemos muchos estudios de TV que hacen streaming contactándonos para hacer acuerdos.

También hay que decir que estamos muy exigidos en estos momentos. Somos una estructura pequeña, donde nos bajaron profundamente los ingresos y no logramos todavía un punto de equilibrio. Uno tiene que navegar entre que te reporta y que no te reporta; que nivel de demanda te produce la asociación con un tercero. Es una época difícil en ese sentido.

 

¿Qué es el Observatorio de Artes Escénicas?

Un espacio virtual de investigación sobre las artes y la producción escénica de la Licenciatura en Gestión de Medios y Entretenimiento de UADE. Tiene como objetivo analizar, investigar y debatir sobre las Artes Escénicas de nuestro país. Es un proyecto que inicia en contexto de cuarentena, pero considerando a la reflexión como un elemento clave tanto para nuestros alumnos como para la industria.

Docentes participantes: Raúl S. Algán, Paula Travnik, Brenda Berstein, Cecilia Santos, Kevin Mansilla y Lucas Carmenini.

Estudiantes participantes: Nicolás Kompel, Juana González Johansen, Josefina Sciutto, Adrián Miraglia, Camila Villanueva, Indiana Moggi, Oriana Perazzo, Micaela Vetri, Ana Luz Kritterson, Sol Carballo, Cindy Yu Castillo, Franco Mamone, Lucía Betemps, Sabrina Fernández y María Pía Estol.

Imágenes obtenidas de la web de Alternativa y Martín Gorricho.