close

COMPRENDER AYUDA A CUIDARNOS

COMPRENDER AYUDA A CUIDARNOS

 

 

EL PEOR VIRUS ES LA IGNORANCIA:

CONSECUENCIAS PSICOLÓGICAS DE LA PANDEMIA DE CORONAVIRUS COVID-19

 

 

“Todas las desgracias del hombre provienen de no hablar claro”

Albert Camus, “La Peste”

 

 

Hay palabras que asustan. Hay informaciones que crean pánico. Frente a la actual pandemia del Coronavirus (COVID-19) queremos llevar algunas reflexiones tranquilizadoras:

 

Cumplir estrictamente en las indicaciones de los especialistas. Confiar en ellas te protege y fortalece, a vos y al semejante.

 

La palabra PANDEMIA no refiere a la gravedad de una enfermedad sino al alcance de su propagación geográfica.

 

En un mundo hiperconectado y con sobredosis de información, los mensajes pueden ser confusos y tienden a generar angustia e incertidumbre. Es preciso hacer caso omiso de las informaciones no chequeadas (fake news) y seguir solo las recomendaciones de los organismos científicos y oficiales. 

 

Las noticias que generan pánico llevan a conductas compulsivas innecesarias y peligrosas en términos sociales, como el aprovisionamiento de medicamentos y alimentos no perecederos que provocan la idea de un escenario de catástrofe y conducen al desabastecimiento.

 

Recordar que el virus es peligroso solo para una pequeña parte de la población de riesgo con enfermedades preexistentes.

 

Una cuarentena es un proceso de aislamiento muy breve (14 días) y transitorio que forma parte de un plan de prevención.

 

Las epidemias y las pandemias terminan en un lapso determinado, se autolimitan. Es importante tenerlo en cuenta para combatir la idea de finales apocalípticos y enfatizar la transitoriedad de la situación.

 

Los cambios sociales que llevan a suspender eventos, a cancelar viajes o a tomar distancia física en el contacto con los otros son medidas de prevención pasajeras.

 

El miedo paraliza, el caos confunde, la amenaza catastrófica frente a lo desconocido provoca ansiedad y angustia, la información calma, la solidaridad tranquiliza.

 

Tenemos la gran ventaja respecto de otras epidemias del pasado, de contar con una interconectividad a través de Internet y telefonía celular que nos protege en caso de aislamiento. Es importante permanecer conectados a través de redes sociales. Los vínculos, en la forma en la que tenemos que relacionarnos en este momento, aunque sean virtuales son el gran amortiguador del estrés.

 

Esta nota está firmada por los miembros del Consejo Consultivo de la Licenciatura en Psicología de UADE.

 

Consejo Consultivo de la Licenciatura en Psicología de UADE

  • José Abadi (Director de la Lic. En Psicología de Fundación UADE)
  • Patricia Faur
  • María Aufiero
  • Alejandra Sánchez Pons  
  • Sergio Cacavelos Riviere
  • Alejandro Melamed
  • Oscar Mazza
  • Martín Sandoval

UADE

  • Daniel Sinopoli
  • Federico Toledo
  • Gala Filippis