close
close

    Eventos sobre ruedas

    Eventos sobre ruedas: Del Autocine al Auto show

     

    Autocine al Río (San Isidro) fue el primero en abrir sus puertas a principios de septiembre y lo hizo en un predio ubicado en Martínez, en Av. Alvear y el río, donde se montó una pantalla entre dos bares muy conocidos de la costanera: Malloy´s y Lelebar. El espacio tiene una capacidad para ochenta autos y dos semanas después de la inauguración, ya había mutado a un “auto show”.  El 5 de septiembre, fue el cantante Coti Sorokin quien inauguró a las 21 hs. el primer “Autoconcierto” de la Argentina.

    Las instalaciones técnicas del predio constan de un camión donde se montó una pantalla de 8 x 3 metros aproximadamente, en la que se ven películas o se usa como fondo de escenario, de acuerdo a la programación del día. El sonido se escucha sintonizando una radio FM dentro del auto, pero cabe destacar que también cuentan con un sistema de sonido externo, de hecho, si uno va a cenar o tomar algo a alguno de los bares, los shows se escuchan y se ven muy bien.

    En orden de garantizar el distanciamiento social y el orden en este tipo de eventos, al momento de necesitar acceder a los baños se encienden las balizas y se acerca personal de seguridad, que acompaña a las personas hasta los baños que se encuentran dentro del restaurante en una especie de carrito de golf y luego son regresados de la misma forma, evitando de esta manera la circulación entre los autos. De la misma manera, hay un protocolo para el servicio gastronómico a través de un código QR que se proyecta en la pantalla, o bien, a través de un número de whatsapp que también se encuentra en la folletería. Hay diferentes combos que se preparan en el restaurante, exclusivamente para comer en el auto. El pedido es llevado hasta el auto por personal del restaurante.

    Autocine Atlas La Rural y Autocine Obras, se inauguraron también en septiembre, poco después del de San Isidro. El primero cuenta con dos salas de diferentes capacidades y es el único techado, mientras que el segundo, tiene una capacidad de 150 autos.

    El predio Mandarine Park 2 también se reinventó. Mandarine es un boliche dentro del predio conocido como Punta Carrasco en la Av. Costanera, frente al Aeroparque Jorge Newbery. Cerrada la disco y todos los espacios gastronómicos del predio, la opción del Autocine frente al río, les dio la posibilidad de la reinvención. Cuenta con 2 espacios para autocine aunque también, el 16 de septiembre, comenzaron los ”Auto Conciertos” en la Ciudad con el show de Los Totora. La producción del show, en una nota para Clarín, definió esta propuesta como una “experiencia vintage con tecnología actual”. Utilizaron un sistema de sonido especial en el escenario y que a su vez fue transmitido por una FM.

    Si lo pensamos en factores de números e ingresos para estos eventos, en los casos de conciertos, se cobra una entrada por auto de aproximadamente 3000 a 3500 pesos y la capacidad estará delimitada por la cantidad de cinturones de seguridad que este tenga. En todos los casos, la oferta gastronómica es variada. En los casos en los que funcionan como Autocine, no se venden bebidas alcohólicas

    ¿Realmente será un negocio la adaptación de estos espacios o simplemente será una opción de generar algo de trabajo y movimiento en la industria del entretenimiento?  En el caso del Autoconcierto al Río, durante el recital de The Beats, se pudo ver la presencia de diferentes sponsors, desde empresas privadas al auspicio como por ejemplo el del Municipio de San Isidro.

     

    ... y del Auto show al ¿Auto Boliche?

    La Bresh es la fiesta millennial más convocante de Buenos Aires. Se hizo conocida por su música, ya que se especializan en solo pasar hits y se viene itinerando entre sedes desde 2016. La mayoría de las veces, las sedes fueron en Buenos Aires, pero también se dieron casos en Córdoba, Rosario y en Uruguay y Ecuador.

    En los comienzos de la cuarentena, la Bresh fue de las primeras en reinventarse cambiando su formato a Streaming. A través de vivos de Instagram la “Bresh en Casita” convocaba desde 65 mil hasta 120 mil personas conectadas en simultáneo, bailando disfrazada y bebiendo en sus casas, desde las 23hs hasta las 3hs del día siguiente.

    El 24 de octubre y para 120 autos, realizaron “Auto Bresh” en Obras. Un evento que agotó sus entradas rápidamente y por el éxito que tuvo, prepararon la segunda edición para el 21 de noviembre que se realizó con localidades agotadas nuevamente.

    ¿Cómo es el protocolo en un auto boliche? Con los mecanismos ya aprendidos, lo que implica por momentos las trampas. Los autos eran revisados en cuanto a tener todos tapabocas y un kit sanitizante, pero no revisaban los baúles, ni el ingreso de bebidas alcohólicas. Tal como sucedió en los shows en vivo, para ir al baño había que solicitarlo con balizas y no se podía circular entre los autos. Para promover que todos pudieran ver el escenario, obligaban a las camionetas o autos más grandes a estar en las filas de atrás de las 5 líneas de autos.

    El costo de la entrada era el mismo de los shows (3500 pesos) y la cantidad de asistentes dependía de los cinturones que hubiera en el auto. La segunda edición de la Bresh no fue tan ordenada. En la segunda edición, ya hubo alcohol y con sponsor que premiaba y regalaba cervezas, por ejemplo a los autos rojos, color predominante de la marca. Si bien no había puestos gastronómicos, al ingresar se le entregaba a cada auto, una bolsita con chupetines y otras golosinas de la marca que sponsoreaba. Para quienes participaron, contaron que fue una experiencia muy divertida y bien organizada. Tanto el ingreso como el egreso, fueron puntuales y ordenados. 

     

    Lo que se viene: Boliche al aire libre y nuevas normas de seguridad

    Lo próximo es la reapertura de boliches para el mes de diciembre en la Costa Atlántica. Los protocolos están pensados en dos escenarios posibles. Aquellos que cuenten con espacio al aire libre se montarán decks de 2,5 x 2,5 mts. Con un máximo de 6 personas en cada uno. En el caso de los boliches que no tengan espacio exterior, solo podrán estar al 25% de su capacidad, siempre que demuestren contar con la ventilación y los protocolos necesarios de sanitización.

    Hasta el momento están abiertos bares y restaurantes en CABA y muchos distritos del conurbano bonaerense. No pueden estar a más del 30% de la capacidad para la que fueron habilitados. Para chequearlo, en un lugar visible debe decir la razón social y la capacidad para la que está habilitado.

    La distancia entre una mesa y otra debe tener un mínimo de entre 1,5 y 2 metros. No puede haber gente amontonada. Las normas que van surgiendo en este momento pandémico para ir habilitando progresivamente los espacios, marca que las mesas tienen que ser para 4 personas. Pero puede haber más integrantes en caso de que sea un mismo grupo. Dichas mesas tienen que estar en un patio abierto (sin media sombra ni nada) o una terraza.

    Si no tiene espacio al aire libre tienen que estar abiertas las ventanas para renovar el aire, y si no fueran suficientes deben tener extractores (en realidad los dispositivos que ingresan el aire no que lo sacan). En ningún caso se puede usar el aire acondicionado.

    Y así se cierra este 2020 con la denominada “nueva realidad”. Si bien paulatinamente se están reabriendo y habilitando diferentes sectores del rubro eventos, falta mucho. Los salones de fiestas, los productores y organizadores de fiestas, recepciones, congresos y exposiciones, siguen a la espera de algún protocolo que los pueda ayudar. El problema radica en que, prohibiendo que se realicen, no van a desaparecer y cada vez más nos vamos a encontrar con fiestas clandestinas. Lamentablemente ya tenemos tristes antecedentes con eventos en vivo sin los controles suficientes. No necesitamos ninguno más. Tenemos que empezar a ser más responsables.

     

    Autores: Pablo Akrich y Valeria Lagna Fietta

    Docentes de la Lic. en Gestión de Medios y Entretenimiento UADE