close
close

    ¿Qué son las habilidades blandas y por qué se han vuelto tan importantes para los abogados en este cambiante siglo XXI?

    ¿Qué son las habilidades blandas y por qué se han vuelto tan importantes para los abogados en este cambiante siglo XXI?

     

    En el ámbito empresarial se viene hablando y trabajando en estas capacidades, las soft skills, desde finales del siglo pasado, cuando advirtieron que la performance profesional no dependía directamente del coeficiente intelectual y los conocimientos duros aprendidos en las universidades. En la actualidad, las grandes empresas al momento de seleccionar, capacitar y promover al personal le dan tanta importancia a estas, incluso más que a las habilidades duras.

     

    Estudios como el de Daniel Goleman han demostrado que para acceder a un primer empleo o lograr un ascenso, es tan valioso el conocimiento académico, aquello que se ha aprendido en las carreras de grado, postgrado y en la experiencia laboral, como la capacidad que tenga el candidato de integrarlas con habilidades interpersonales, sociales, de comunicación, la aptitud ante el trabajo en equipo, la capacidad de liderar y la empatía.  

     

    Según la revista The lawyer en un estudio reciente, basado en una encuesta realizada a 24,137 abogados en práctica privada, jefes de departamentos legales de empresas, entidades gubernamentales y organización sin fines de lucro, se logró determinar que las siguientes habilidades son consideradas esenciales en un abogado:

    1. Mantener la información confidencial.
    2. Llegar siempre a tiempo a reuniones y audiencias.
    3. Honrar sus compromisos.
    4. Inspirar integridad y confianza.
    5. Tratar a otros con cortesía y respeto.
    6. Escuchar con atención y respeto.
    7. Responder prontamente a requerimientos y preguntas.
    8. Ser diligentes.
    9. Desempeñar siempre un trabajo ético y poner su mejor esfuerzo.
    10. Poner atención a los detalles [1]

     

    Una simple lectura de esta lista nos permite advertir que está compuesta de aptitudes que no se enseñan en la carrera universitaria, y componen el grupo de las llamadas habilidades blandas, que evidentemente son más importantes para la actividad profesional de lo que solemos pensar los abogados.

    Como puede notarse de la lectura de aquella lista, debemos desarrollar este tipo de capacidades si queremos sobresalir en nuestro trabajo, ganar la fidelidad de los clientes y tener una brillante carrera profesional, máxime en estos tiempos en que parte de nuestro trabajo puede ser absorbido por la aplicación de inteligencia artificial en el ámbito jurídico. La utilización de la inteligencia artificial, que viene avanzando a grandes pasos, sin dudas facilita y facilitará aun más, la tarea profesional pero a la vez, supone un cambio de roles en el modo de trabajo, y nos exige un mayor nivel de especialización, así como, la necesidad de potenciar aquellas aptitudes que no pueden ser desarrolladas por los robots lawyers o software como Ross.

    ¿Qué son las habilidades blandas? Son aquellas capacidades que se demuestran en la ejecución del trabajo y que no se relacionan únicamente con los conocimientos. Nos permiten poner en práctica los conocimientos adquiridos integrándolos con el manejo de relaciones interpersonales, con la capacidad de adaptación, con una mirada empática del otro y el conflicto que le aqueja, con la destreza de manejar una buena comunicación que sea eficaz, con la aptitud de liderar e integrar equipos de trabajos productivos y creativos.

    En una nota publicada en The National Law Journal, destinada a estudiantes universitarios, Elizabeth Moeller aconseja: “Además de aprender el oficio, algo en lo que realmente tienes que enfocarte desde ahora y durante toda tu carrera, son las llamadas ‘habilidades blandas”. [2]

    En este siglo XXI, que nos confronta con grandes cambios, los abogados nos encontramos entre los profesionales que más deberemos desarrollar nuestras habilidades blandas, tales como la escucha activa, la inteligencia emocional, la capacidad de negociar por intereses y la generación de opciones creativas, habilidades que le permitirán abordar y gestionar conflictos de manera efectiva, logrando acuerdos sostenibles y clientes satisfechos.

     

    Autora: Ana Clara Marconi

    Responsable de la Diplomatura Negociación y Soft Skills para el mundo del Derecho

     

     

    [1] Gutiérrez, Gonzalo. “Las habilidades blandas de los abogados”. The Lawyer. Revista centroamericana.17 de mayo 2019: http://bit.ly/3sLXdfs.

    [2] Moeller, Elizabeth. “Soft Skills are what make good lawyers great”. The National Law journal. 28 de septiembre de 2015: http://bit.ly/3q7OWRC.