close
close

    Un recital experimental

    Un recital experimental

     

    En el marco de un estudio realizado en España llamado Festival para la cultura segura, el fin de semana pasado, 20 de marzo, se realizó en Barcelona un recital para 5000 personas en un lugar cerrado y sin distanciamiento social. Este es el segundo ensayo clínico realizado después del que se llevó a cabo en diciembre de 2020, para 500 personas.

    El evento fue impulsado conjuntamente por un grupo de organizadores de festivales, actores, promotores musicales y un hospital de la zona. Se unieron para llevar adelante esta prueba, con el objetivo de analizar y evaluar las posibilidades de poder convivir con el COVID y realizar recitales de manera segura. Durante 2020, la industria musical europea, perdió el 76 % de facturación.

    El Palau Sant Jordi, un espacio Multipropósito con capacidad para 17.000 asistentes, ubicado en Barcelona, España, fue escenario del recital de Love of Lesbian, como parte de un evento piloto. Las entradas salieron a la venta el 5 de marzo y en aproximadamente 3 horas se agotaron. En esta ocasión habían puesto a la venta, 5 mil localidades con un costo que oscilaba entre 23 a 27 euros.

    Ese importe incluía un test de antígenos que había que realizarse el mismo día del show desde las 9 de la mañana en discotecas que no están funcionando, aledañas al venue. Cada uno de los 5000 asistentes, debía sacar turno previamente a través de internet, en franjas de 15 minutos, para evitar aglomeraciones. El resultado lo recibían a través de una App que tenían que descargarse, en aproximadamente 15 minutos. Sólo 6 personas dieron positivo y no pudieron ingresar al evento. Quienes tuvieron resultado negativo, ya podían ingresar al recinto en el horario estipulado. Al llegar, se les tomaba la fiebre, se les aplicaba alcohol en gel y debían dejar su tapaboca para utilizar uno nuevo modelo FFP2 que les brindaba la organización. Este barbijo, no podían sacárselo en todo el evento salvo que fueran a los dos apartados con barras donde se vendían bebidas y únicamente en ese espacio las podían consumir. El estadio contó además, con un avanzado sistema de ventilación.

    Como hemos explicado en artículos anteriores, uno de los problemas más grandes para que vuelvan los eventos en vivo son los altos costos de inversión. Materiales, recursos humanos y técnicos son algunos de ellos. Para que sea rentable, esos costos  deberían trasladarse a las entradas y otros patrocinadores.

    En el caso de esta experiencia, al ser un ensayo clínico, el presupuesto fue de unos 200.000 euros. Solo se recuperó un 40% (aprox) con la venta de tickets. El resto fue asumido por diferentes promotores de la industria, administraciones y sponsors

    Todos deseamos que vuelvan los eventos en vivo y poder asistir tranquilos. Experimentos como estos, no serían posibles en este momento económico de nuestro país. Los conciertos que se están realizando, lo hacen a un 30% de la capacidad y además, la posibilidad de verlo por Streaming con otro importe, por supuesto. Si bien esto no estaría generando ganancias, al menos mantiene a la industria en actividad.

    Se acerca el invierno y con él, los números de contagios no disminuyen significativamente como para que esto sea posible en esta segunda ola. Miramos al hemisferio norte porque son nuestro diario del lunes, pero al mismo tiempo, sabemos que social y económicamente hablando, estamos bastante lejos de poder sortear otro año tan duro en materia de eventos en vivo. Esperemos que nuestra propia experiencia vivida durante el 2020 nos ayude a cuidarnos para esta vez salir airosos y volver a encender las luces de nuestros amados escenarios.

     

    Sobre los autores

    Valeria Lagna Fietta es Lic. en Relaciones Públicas (UADE) y está actualmente realizando su tesis sobre nocturnidad en la Ciudad de Buenos Aires en la Maestría de Comunicación Institucional (Walter Benjamin). Es docente de la Lic en Gestión de Medios y Entretenimiento para materias sobre eventos en vivo, por su vasta experiencia como productora y coordina junto a Pablo Akrich, el área de eventos en vivo del Observatorio de Gestión de Medios y Entretenimiento.

    Pablo Akrich es Lic. en Gestión de Medios y Entretenimiento. Fue productor de radio y luego se dedicó a la producción de eventos. Es docente de la licenciatura en materias de producción de eventos y coordina el Observatorio de Gestión de Medios y Entretenimiento, área eventos en vivo junto a Valeria Lagna Fietta. 

     

     

    ¿Te interesa este tema?

    Conocé nuestra Licenciatura en Gestión de Medios y Entretenimiento.