Esta materia se basa en la concepción de la Psicología como una Psicología Social. El otro y el entorno social así como las instituciones y organizaciones que componen la comunidad siempre están presentes y atraviesan al sujeto, produciendo identidad y el desarrollo de su subjetividad. Las instituciones como los sujetos son productos histórico-sociales. Las historias libidinales, políticas, económicas, religiosas, etc, conforman a los sujetos y a las instituciones de la cultura. La Psicología Institucional aborda el estudio de la realidad mental y social de los sujetos desde los instituidos sociales que conforman las categorías representacionales según las normas, pautas, reglas de juego, signos y valores establecidos socialmente. En tanto no hay sujeto psíquico que no sea social, la Psicología Institucional nos permite comprender el psiquismo humano y la constitución de la subjetividad desde las instituciones plasmadas en el desarrollo del individuo así como también comprender como las diversas dicotomías entre natural e histórico, naturaleza y cultura, sujeto y cultura, individuo y sociedad, psíquico y social, etc, se ven escenificadas de manera manifiesta en las diferentes configuraciones organizacionales en las que los sujetos viven, son producidos y productores. Las problemáticas de los contextos colectivos requieren de un enfoque interdisciplinario. Así la Psicología se ve enriquecida por los aportes de la Antropología, la Sociología, la Política, la Historia, la Semiótica. El ámbito institucional debe ser abordado desde distintas perspectivas que permiten lograr una visión sistémica del fenómeno a estudiar: el Psicoanálisis, la Psicología Institucional Psicoanalítica, el Análisis Institucional, el Sociopsicoanálisis, el Socioanálisis, el Análisis Organizacional, el enfoque Sistémico, el método de la historia oral y la investigación participante, etc. nos amplían la comprensión de lo imaginario en juego. Es incumbencia del psicólogo comprender que la subjetividad se moldea por efecto de las instituciones que nos atraviesan a través de las organizaciones a las que pertenecemos. En este sentido son constructoras sociales, favoreciendo u obstaculizando las condiciones para la emergencia de una buena salud mental. El trabajo del psicólogo institucional puede transitar tanto el ámbito de las organizaciones con y sin fines de lucro, las laborales y educativas, las relativas a la salud, a la política, etc.