La obra de Sigmund Freud se ha constituido como esencial en el conocimiento de la psicología humana y en el campo de la cultura que dicha psicología produce. Sus alcances son en principio clínicos, pero no se agotan allí, sino que dan lugar a una serie de aplicaciones en el campo del arte, de la sociología, de la filosofía y de las ciencias humanísticas en general. Sus aplicaciones son vastas y abarcan el plano individual, familiar e institucional, comprendiendo un espectro amplio que se fundamenta no sólo en los escritos de su autoría, sino también en los de sus seguidores. En función de evaluar cabalmente la influencia de la Teoría Psicoanalítica en la Psicología General, se deben recorrer exhaustivamente las ideas freudianas, considerando sus consecuencias en el tratamiento psicoanalítico individual y en su concepción y aplicación para una intelección de la cultura